Pasturas


Identificar las pasturas más adecuadas de la zona en cuanto a la calidad nutricional y rendimiento por hectárea. Es claro que para cultivar una buena pastura se deberá iniciar con un completo análisis de suelo hecho por un laboratorio competente, solo así reconocemos que hace falta como corregirlo, y como manejarlo.

  • El ganadero deberá informarse convenientemente sobre este tema pues los forrajes y pastos frescos son la mejor y más barata fuente de alimentación para los rumiantes en el trópico. También el pasto verde se puede cortar para dárselo a los animales y también se puede ensilar.
  • El control de las malezas deberá hacerse permanentemente y ojalá en forma me- cánica hasta donde sea posible, el hacerlo con sustancias químicas degrada e intoxica el medio ambiente.
Pasturas
Pasturas

Una excelente opción para mejorar los suelos y consiguientemente las pasturas consiste en la aplicación de abonos orgánicos sólidos o líquidos los cuales deben poseer entre sus principales componentes nitrógeno estabilizado para que se constituyan en un verdadero aporte para mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo.

  • El abono orgánico sólido debe ser aplicado al suelo, una vez que el ganadero sepa los resultados de los análisis, en dosis que pueden fluctuar entre una y tres toneladas por hectárea.
  • El abono orgánico líquido, por su composición y calidad debe aplicarse por vía foliar (en la hoja) o fertirrigación (en la parte donde inicia el tallo de la planta) con lo que el ganadero obtendrá los mejores resultados en el menor tiempo posible.
  • Agropesa, está produciendo estos abonos y se encuentra en capacidad de proveer de este importante insumo al sector ganadero, evitando así el uso excesivo de abonos químicos que en un momento dado por su mal manejo puede afectar contra el medio ambiente.