Castración del animal


Amigo ganadero, usted debe castrar correctamente a sus animales.

La castración es el método natural para lograr que un bovino macho, alcance una conformación muscular ideal en la pierna o cuarto posterior; esto se produce a causa de la supresión de hormonas masculinas al cortar o atrofiar los testículos del animal, de manera que predominen el desarrollo de caderas, piernas y lomos
por efecto de las hormonas femeninas, también presentes en los machos, las cuales determinan la presencia de esas características deseadas.

¿POR QUÉ SE DEBE CASTRAR?

  • Uno de los ingresos importantes para una ganadería eficiente y tecnificada es la venta de terneros machos con destino al engorde. La tendencia creciente en el mercado de estos animales es ofrecer al ganadero cebador un ternero macho castrado a un precio superior al ternero macho entero. Por tanto, esta ganancia extra es razón más que suficiente para castrar los terneros recién nacidos y obtener mayor precio por los mismos.
  • La carne de excelente calidad, suave, jugosa, proviene en su mayor parte de los animales castrados muy jóvenes y de buena genética. Es una práctica generalizada en todos los países exportadores de carne a nivel mundial.
  • Los machos castrados o novillos son más manejables y mansos en la finca, en el transporte y en los corrales de las Plantas de faenamiento.
  • Incrementan las masas musculares de las piernas, con un mejor recubrimiento de grasa que los toros. Inversamente los animales enteros o toros, tienen más desarrollados la cabeza, la giba o joroba, cuello y cuarto delantero en donde se encuentran los cortes de carne de menor valor comercial.
  • Al castrar se evitan preñeces no deseadas en las hembras del hato, manteniendo de este modo, el control gené- tico y la pureza de sangre de las crías.
CASTRACIÓN DEL ANIMAL
CASTRACIÓN DEL ANIMAL

MÉTODOS DE CASTRACIÓN

Existen algunos métodos de Castración, todos ellos recomendables y deben utilizarse según las circunstancias y criterios del ganadero o de su asesor Médico Veterinario.

  • Castración a testículo abierto. Haciendo un corte quirúrgico en el escroto y extrayendo los testículos. Este método es muy popular y sencillo pero de mucho cuidado si no se tiene en cuenta una limpieza absoluta del operario, de sus instrumentos y del sitio de la operación. Es necesario conocer perfectamente cada uno de los pasos para realizar con éxito este procedimiento. Este sistema es el más conocido y en la práctica el más recomendado tanto para animales recién nacidos como los de mayor edad.
  • Castración a testículo cerrado. En este método se usa la pinza de Burdizzo o el Emasculador; se localiza el cordón espermático en cada testículo, se prensa o presiona con la pinza por varios minutos. Este método causa la atrofia de los testículos por falta de circulación sanguínea. Como en todos los métodos, debe hacerse un seguimiento del animal luego de los primeros 8 días de esta operación y luego al mes para constatar que fue efectiva.
  • El método de Banda Elástica o Elastrador. Consiste en eliminar el testículo con su bolsa escrotal colocando, mediante una pinza, una banda o liga de caucho en la parte de los testículos, los cuales por falta de irrigación sanguínea se atrofian, con la consecuente esterilidad del animal.
  • El sistema de castración por medio del anillo o banda de caucho no es recomendado para animales adultos.

EDAD IDEAL PARA CASTRAR

  • Existen muchas opiniones para la edad óptima de la castración. Por regla gene- ral, los machos enteros deben castrarse antes de alcanzar la etapa de la pubertad si queremos evitar preñeces no deseadas en las vacas del hato.
  • Tradicionalmente, se acostumbra castrar entre los 6 y 9 meses de edad, coincidiendo con el destete del torete; este es un momento excesivamente es- tresante para el ternero; por eso es recomendable, que los terneros machos destinados a la producción de carne sean castrados al nacimiento o en la primera semana de vida del animal, porque es más manejable, se reducen los riesgos y es menos traumático.
  • Si lo que buscamos es un animal de carga o de arado, debemos castrarlo a los 30 meses de edad, pues ya se han desarrollado plenamente las características de fortaleza del toro, como son: la cabeza, el cuello, hombros, brazos y pecho necesarios para un buen animal de tracción de arrastre o carga(buey).
  • Aunque el animal puede ser castrado en cualquier momento de su vida, no hay que olvidar, que en el negocio de ganado de carne la pérdida de peso en engorde está en función de la edad. Los estudios y la práctica indican que la pérdida de peso por castración aumenta con el incremento de edad e inversamente la pérdida de peso es mínima cuando el ternero es castrado al nacer o en la primera semana de edad. Se ha demostrado que la castración temprana no ocasiona un menor peso al destete, ni un inferior desarrollo de sus tejidos oseos.